Fiesta de fin de año en la oficina

Aunque lo nieguen, a todo Godínez le entusiasma en demasía la fiesta de fin de año de su oficina, ese momento en el que sus compañeros y jefes de la chamba rompen la rutina y por unas horas conviven en una especie de universo paralelo que se rige por sus propias reglas.

peda_godinez16

Hemos observado con especial atención este fenómeno que cada diciembre se repite y del que tarde o temprano formaremos parte. En esta celebración, prácticamente todos los miembros de una oficina sufren una rara transformación que los lleva a comportamientos que durante el resto del año serían inimaginables.

Si bien estas fiestas-borracheras son divertidas (sí, hay que aceptarlo) también traen consigo un riesgo implícito muy importante: cualquier panchazo, ridículo, drama o acción que digas o hagas será usado en tu contra durante los próximos 365 días del año. Se sabe de Godínez cuya reputación se hundió por complet tras una fiesta de fin de año del trabajo o se ganaron algún apodo vergonzoso y/o desde entonces fueron agarrados de bajada por sus compañeros.

Si ya tuviste tu cena-baile-show Godínez, te invitamos a que leas este pequeño desglose de estas fiestas, seguramente encuentras en ella a uno de tus compañeros o a ti mismo, y si aún no ocurre, toma este texto como una guía que puede ayudarte a salvar tu reputación.

Los lugares de la fiesta

Más o menos, entre finales de noviembre y principios de diciembre, algún Godínez de la oficina (generalmente el que menos trabaja) comienza a preguntarle a sus compañeros¿Gutiérrez… ¿no sabes dónde va a ser la comida de fin de año? Poco a poco, este Godínez, junto a otros que se le van uniendo, va recabando información acerca de este magno evento esperado por todos.

Y es que, más allá de elaborar reportes y balances anuales, cerrar presupuestos o elaborar estrategias para el próximo año, lo que realmente le importa a un oficinista son estas tres cosas:

  • Aguinaldo ¿Cuánto será y cuándo lo dan?
  • Vacaciones ¿Vamos a tener? y si sí, ¿cuántos días?
  • Comida de Navidad ¿Cuándo, dónde y qué darán de chupar?

Sobre los primeros dos puntos no podemos agregar mucho, pues eso ya depende de la generosidad de sus jefes, pero en cuanto a la comida-cena-brindis-borrachera de fin de año, vaya que hay mucho que decir.

peda_godinez_2

Generalmente siempre hay dos opciones muy claras sobre el lugar en el que se llevará a cabo el agasajo: en la propia oficina, o en algún restaurante-bar. Si tu jefe se inclina por la primera, es porque seguramente es medio codo, aunque diga que lo hace por mantener la unión de la oficina y que todos estarán más hermanados si el convivio se realiza en su lugar de trabajo, no le creas, lo hace para librarse de gastar más en sus empleados.

Fiesta en la oficina

Suelen ser deprimentes. La decoración consistirá, a lo mucho, en escarcha de colores brillantes (de esas que venden por metro) en la pared, un plato con Sabritones o donitas Totis, unos refrescos “de los baras” y sus respectivos vasos desechables rojos, unas cervezas al tiempo y una botella de tequila que no durará ni 10 minutos; de comer habrá tacos de guisados, pizza, pollo KFC o si te va bien, harán una parrillada en la terraza.

El ambiente lo pondrá una grabadora medio destartalada en donde los asistentes conectarán sus iPods, aunque ojo, siempre alguien termina monopolizando la música. Al principio de la reunión, el Godínez-DJ pondrá música moderna para que los asistentes crean que aún es un chavo de onda, pero un par de horas después, todos sacan su lado charangoso y terminan cantando (y llorando) los éxitos de Los Ángeles Azules, El Buki, José José, Los Tigres del Norte, El Espinoza Paz, el Juan Gabriel, La Arrolladora Banda Limón, los éxitos de La Gran Señora (que en Paz Descanse) y esas cosas que uno sólo oye cuando está perdiendo la decencia.

En las fiestas celebradas dentro de las instalaciones laborales, tampoco puede faltar que alguien rompa una silla, tire su cuba encima de una computadora y que el piso termine todo pegajoso y percudido. Ya ni mencionamos que los baños acaban como sanitarios de gasolinera de carretera.

Fiesta fuera de la oficina

En dado caso de que la comida sea fuera de la oficina, la cosa cambia. La sede del bonito convivo puede ser desde un restaurante tipo Vips, Sanborns, el Portón o incluso en Los Bisquets de Obregón, hasta en restaurantes más pipiris nais en los que hay  buffet o menú a un montón de tiempos, con lujosos cortes de carne y barra libre. Hay unos patrones buena onda que hasta rentan un salón privado para que sus empleados se sientan a sus anchas y puedan hacer el ridículo con la menor cantidad de testigos posible.

Si de plano el jefe, al igual que sus empleados va a lo que va, y no quiere andar perdiendo el tiempo en formalidades, de una vez organiza la pachanga en una cantina, y si es de mala muerte, mejor.

Ahora que ya definimos los lugares en los que puede llevarse a cabo este ritual Godínez, hagamos un recuento de varias de las tradiciones que los oficinistas tienen para amenizar el festejo…

Tradiciones

Con el paso del tiempo, muchos comportamientos Godínez en las fiestas oficinescas se han ido repitiendo año tras años, hasta el punto de volverse emblemáticos.

Intercambio navideño

La primera, y quizá más arraigada, son los intercambios. Generalmente a las mujeres de la oficina esta actividad siempre les emociona y llena de alegría, mientras que los caballeros la ven como un engorroso trámite que deben sortear. Horas después de celebrada la rifa de los papelitos con los nombres del sorteo, comienza un intercambio de estos por debajo del agua, garantizando que no te toque quién te cae gordo y sí le des a quien le quieras… dar.

Cuando el intercambio es de varios días y previamente recibimos “regalos de nuestro amigo secreto” aquello se vuelve insoportable e injusto. Y es que mientras algunos amigos secretos son entusiastas y detallistas, a otros se les olvida la dinámica o dan cualquier cháchara que compran en el puesto de dulces que está a la entrada del edificio donde chambean.

La mayoría de las veces los intercambios Godínez son de:

  • Tazas para café
  • Calzones
  • Discos o libros
  • Calcetines

Otra característica importante es que la mayoría de las veces hay un tope en el precio del regalo, el cual na-die respeta. Un intercambio no es intercambio si no hay quien termine descontento por el regalo que recibió.

El arreglo personal

Al ser este un evento de gran magnitud, los asistentes a estas fiestas acostumbran a emperifollarse para llegar echando tiros a la reunión. Y es que no es para menos, ese día los Godínez pueden ser vistos con un atuendo diferente al que visten diario. Ya no más corbatas aburridas, trajes sastre, sacos y vestidos formales. Nunca como en esas horas, los oficinistas muestras su verdadera personalidad: el pandroso, la sexy, el mirrey, el chavo-ruco, entre otros.

Siempre, uno o más miembros de la oficina renacen ese día cual Patito Feo, mostrándole al mundo que debajo del cabello relamido, los lentes, el sueter tejido, los tupperwares y las camisas de vestir, hay un ser humano dos-tres atractivo y capaz de despertar los más bajos instintos.

Eso sí, no debemos olvidar que aunque el Godínez se vista de seda… Godínez se queda.peda_godinez_3

Amor navideño

“La amistad que en la oficina surgió, en la comida navideña amor se volvió…”

Las oficinas son campo de cultivo para el romance y la atracción, el problema es que la tensión sexual que a veces suele irse desarrollando entre dos compañeros de chamba no siempre se consuma… hasta que llega la famosa fiesta de fin de año.

Ya sea por el alcohol, la libertad de sentirse fuera de la oficina o el frío del invierno, en esas reuniones nunca falta el que se anima a decirle a su amada(o) que le trae ganas. Si el sentimiento es correspondido, los protagonistas de esa historia de amor están destinados a ser el tema de conversación durante las cenas venideras.

De esta manera han surgido varios noviazgos que terminaron en un acostón, en una relación de amantes o en pocos casos, hasta en matrimonio. Por eso no es de extrañarse que los Godínez #ForeverAlone esperen esta comida con la ilusión de que su corazón vuelva a sentir y a latir intensamente.

peda_godinez_12

Los discursos y sorteos

Estas comidas también tienen su momento formal y emotivo: el discurso del jefe.

Aunque el resto del año sea un desgraciado que paga una miseria y explota a sus trabajadores, ese día el patrón aparenta ser buena onda y comprensivo con los empleados. En esos momentos todos están hermanados y por unas horas, viven en un engaño del que nunca quisieran despertar.

No falta el barbero que aplaude y celebra cada comentario del jefe, pensando que con eso obtendrá el aumento que tanto anhela. Para su mala fortuna, el Jefe buena onda sólo aparece una vez al año…

Después de la comida, pero antes de que todos empiecen de impertinentes por el alcohol, en muchas fiestas Godínez se lleva a cabo la también tradicional rifa de regalos, en donde los oficinistas aspiran a llevarse un electrodoméstico (de marca chafona, pero algo es algo), un pavo, un pomo y otros regalillos que los trabajadores reciben con gran ilusión y alegría.

Aunque claro, la felicidad sería mayor si el jefe regalará aumentos de sueldo, prestaciones, días de vacaciones o vales anti-horas extras… pero por desgracia, eso no deja de ser un sueño guajiro.

Tipos de borrachos en las fiestas navideñas Godínez

Todo convivo Godínez que se precie de serlo, siempre debe terminar con más de la mitad de sus asistentes hasta las manitas. Como incluso en las personas tomadas hay clases, te traemos una pequeña clasificación con algunos de los tipos de borrachos que puedes encontrarte en una peda Godínez.

El que intensea a todo mundo

El alcohol en este espécimen hace que se sienta con autoridad moral para intervenir en todas las conversaciones que se realizan en la oficina, además de pensar que domina todos los temas o que siempre tiene la razón. Tiende al drama y a no entender las indirectas de que está cayendo gordo.

peda_godinez_4

El que se anda arrimando a todas las chavas de su oficina

Oh sí… el Godínez solitario suele valentonarse con unas copas de más, y se autoengaña pensando que esa noche Lupita la de la recepción, o Elizabeth la de las copias lo van a ver guapo y caerán a sus pies. La verdad es que entre más alcohol ingiere, este tipo de personaje hace más el ridículo y por lo consiguiente, tendrá menos chance con las susodichas.

Bastan unos cuantos chupirules para que el oficinista galán (según él) aparezca y, como animal en celo, busque pareja. No es difícil verlo abrazar a sus compañeras, hablarles más cerquita (echándoles todo el tufo a Ron Añejo), chulearlas, arrimarseles a la hora del bailongo y hacerles comentarios obscenos con voz aguardentosa.

Hay quienes tienen éxito, por supuesto, pero generalmente la historia no acaba muy bien que digamos y los pobres terminan siendo objeto de burla durante el año venidero.

Por supuesto, este tipo de borrachos también existe en su versión femenina.

El mandilón

Su pareja le aplica la de Fox a Fidel Castro: Nomás comes y te vas. Por lo que suele ser el primero en retirarse del festejo. Otra variación es aquel que a media borrachera le marca a su esposa e hijos para expresarles lo mucho que los quieren, conversación que es muy incómoda para los demás que se encuentran en la mesa.

El Caballo Negro

En toda oficina siempre tenemos al típico o la típica callada, aquel que nunca habla ni interactúa con nadie y que la mayoría de las veces pasa desapercibido. Es más, todos ignoran cómo se llama y se remiten a él como “el nuevo”, “el chico de sistemas”, “el de contaduría”, etc.

¿Ya ubicaron al de su oficina? Pues pónganse listos, porque estos individuos suelen convertirse en la sorpresa de la fiesta. Así como en las Copas del Mundo existe el “Caballo Negro”, que es cuando un equipo inesperadamente se convierte en el animador del torneo, así el Godínez serio suele cambiar con un par de tequilas y volverse el más extrovertido, el que más chistes se sabe y el que hace reír a todo mundo. Generalmente este tipo de borracho a todos les cae de novedad y es todo un éxito…

Lástima que al volver al ambiente laboral vuelve a ser el mismo.

peda_godinez_6

El que se pone sentimental

Llora porque una canción le recordó un amor frustrado (o a su mamcita), porque le da nostalgia que se termine el año, porque otra vez no se le hizo con el o la de finanzas, porque quiere mucho a sus compañeros de la oficina, porque se acabó el whiskey, porque se acuerda de sus hijos, etcétera.

El que se quita la camisa (O más cosas)

Siempre, al calor de las copas, alguien se quiere encuerar, lo malo es que no siempre es él o la compañera que va al gimnasio y que está en buena forma. En fin, es una vez al año y está permitido.

El bulto

Otro borracho muy famoso en estas fiestas es aquel que llega, comienza a tomar como si no hubiera mañana y a la hora se convierte en un saco de papas al que hay que estar moviendo. Puede terminar en un rincón, dormido entre dos sillas, tirado en el piso, arrumbado afuera del baño o en un sillón. Al final su mejor amigo o quién más se lleva con él es quien paga las consecuencias y debe estarlo cargándolo y cuidándolo de un lugar a otro.

peda_godinez_15

El pleititos

El ambiente armónico de amor y paz que en teoría acompaña estas fiestas, se rompe cuando algún Godínez borracho se ofende (siempre por cosas sin importancia) y empieza a reclamar y a echarle pleito a todo mundo. Entonces se encuentra a otro que anda igual o más tomado y aquello termina en golpes y chanclazos.

El problema es cuando el pleititos va y le dice sus verdades a uno de sus superiores o al jefe. Así qu,e por tu bien, si eres mecha corta mejor mídete en la tomadera.

El social(media)

Se la pasa tuiteando y tomando fotos pal’ feis, en las que va compartiendo los pormenores de la fiesta, haciendo que las ridiculeces y panchazos trasciendan más allá de la oficina y lleguen al ciberespacio. ¿Cuántas de esas imágenes terminarán en memes?

bulto_

El cariñosito

Bastan unas caguamas para que este ser comience a expresarle su cariño a media oficina. Frases como “yo te estimo un chingo caoon”, o “me caes a toda madre López”, son comunes en estas fiestas.

El fiesta eterna

Llega un momento en el que los asistentes al evento navideño empiezan a retirarse, pero el oficinista más fiestero se encuentra tan a gusto y tan ahogado en alcohol que hace todo lo posible por prolongar el huateque. Cuando ve que alguien está por marcharse le pide que se quedé, y cuando ya están por cerrar el lugar en donde se realiza el festejo, ya está organizando el plan para ir a seguirla a otra casa o tugurio. No está contento si no regresa a su casa hasta las 9 de la mañana del siguiente día… mínimo.

* * * * * *

Después de este breve pero sustancioso recorrido por el mundo de la comida de fin de año Godínez, ahí te van unos sopi-consejos para que sobrevivas a tu reunión:

  • No esperes nada del intercambio, seguro te regalarán algo chafísima (si es que te llevan algo).
  • Es normal que la próxima vez que regresen a la oficina todos estén más serios que de costumbre, a esto se le conoce como el trauma post-peda, y ocurre siempre que una o más personas se emborrachan y hacen el ridículo. En unos días el ambiente paulatinamente irá volviendo a la normalidad.
  • Está bien que ese día la comida corra a cargo del jefe y que haya que aprovecharse y comer hasta reventar, pero por favor, no saques tus tuppers para llevarte itacate a casa.
  • No está de más que te lleves una camisa o blusa extra, por aquello de que te derramen el ponche o las vomitadas propias y ajenas.
  • Las fiestas Godínez no son como Las Vegas, por lo que aquí más bien aplica lo de “lo que ocurre en la fiesta Godínez, nunca se queda sólo ahí”.
  • Si ya sabes cómo eres y de plano vas a entrarle al alcohol con singular alegría, no lleves auto y toma un taxi o pide que alguien vaya por ti.

Ahora sí, no nos queda otra más que desearte un bonito festejo, que bien merecido te lo tienes por hacer como que chambeas a lo largo del año. Diviértete y si puedes, invita.

peda_godinez_10

Via: Sopitas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s